Texturizados

Pisos laminados

Entre la larga lista de ventajas que ofrecen los pisos laminados pueden encontrarse razones desde prácticas y económicas hasta ecológicas. En primer lugar se trata de un producto fácil y rápido de instalar. Los pisos laminados nos ofrecen un promedio de instalación de 50 m2 por día, aptos para su tránsito inmediato, mientras que para instalar 50 m2 de un piso en madera natural sólida, se debe contar con un tiempo promedio de 4 semanas, para el pegado, pulido y lacado. El piso laminado además de su resistencia a la abrasión, a los impactos, presiones causadas por pisadas (tacones) y resistencia a los químicos, también ofrece una excelente propiedad para conservar el tono con el paso de los años ya que los rayos UV (Rayos ultravioleta que terminan cambiando el tono de otros tipos de pisos en madera) no los afectan debido a su capa protectora a base de cristales fundidos. Estas mismas capas protectoras son las responsables de garantizar un mantenimiento sencillo, dado a su propiedad no porosa impide totalmente la impregnación de sustancias, bacterias y manchas e incluso las quemaduras por cigarros. A nivel práctico y por tratarse de un producto totalmente prefabricado garantiza en sus maquinados superficies y juntas perfectas, cuenta para su instalación con todo juego de accesorios que complementan la instalación de manera estética (perfiles de transición, nariz de escalera, guardaescobas, etc.) Finalmente, se trata de productos elaborados con materias primas renovables, en procesos amigables con el medio ambiente ya que no contienen sustancias químicas contaminantes.

Composición

Los pisos laminados son actualmente los pisos más solicitados para acabados en arquitectura interior, no solo por la parte ecológica (exigen un menor porcentaje de materia prima (madera), sino por la facilidad y rapidez con que se pueden instalar. La estructura principal del piso laminado está constituida por HDF (High Density Fiber), que son tableros de fibra de alta densidad, mayores a 760 kg/mt3; MDF (Medium Density Fiber), que son tableros de fibra de densidad media, menores a 760kg/mt3 y tablero de cartón prensado o contrachapados menores a 850kg/mt3. Esta base es la parte que le da al piso laminado la dureza y estabilidad. Según sea el caso, cada composición ofrece una dureza y estabilidad diferentes.